Skip to main content
La electroestimulación, una práctica ideal en fisioterapia.

La electroestimulación, no es sólo muy popular entre los atletas, también lo es entre los fisioterapeutas. En los estudios de grado en fisioterapia, se estudia esta técnica, que permite al fisioterapeuta tratar y prevenir un amplio abanico de lesiones y patologías de sus pacientes.

Electroestimulación: del tratamiento a la prevención.

La principal ventaja de la electroestimulación es su gran versatilidad. Con la electroterapia, que envía impulsos eléctricos a través de electrodos colocados en la piel, se pueden estimular dos tipos de tejidos corporales: tejidos musculares y tejidos conectivos (nervios). Para las fibras musculares usaremos un electroestimulador EMS. (“Así funcionan las corrientes secuenciales de la electroestimulación muscular con i-motion”). Y para las fibras nerviosas, un electroestimulador TENS (“TENS y EMS: ¿en qué se diferencian?”)

En fisioterapia, los tratamientos con electroestimulación permiten aliviar el dolor agudo o crónico, reeducar las funciones musculares y evitar la reaparición de lesiones o patologías. Sus resultados están científicamente probados, especialmente para el tratamiento del dolor de espalda (“Cómo usar un electroestimulador para el dolor de espalda y notar el alivio”) o en los procesos de rehabilitación de las lesiones de rodilla  (“Electroestimulación para recuperar las lesiones de rodilla”).

Estimulación eléctrica, evolución y entrenamiento.

Para adaptar el tratamiento y la atención al paciente, el fisioterapeuta puede utilizar la técnica EMS o TENS, elegir la frecuencia y la potencia de los impulsos eléctricos y variar la colocación de los electrodos. Esta técnica que se enseña en los cursos de grado en fisioterapia, ha evolucionado significativamente en los últimos años, gracias a los avances tecnológicos y la mejora de los programas y protocolos.

Es por eso que, al igual que con los entrenadores deportivos que utilizan un método de entrenamiento que incorpora electroestimulación muscular, se recomienda que los profesionales de la salud reciban una preparación regular. Los fabricantes de electroestimuladores pueden ofrecer capacitación específica adaptada a su tecnología (“Razones por las que invertir en electroestimulación: el valor añadido de i-motion EMS”).

El electroestimulador i-motion, la solución adaptada a las prácticas de fisioterapia.

Si bien la electroterapia es una práctica común y está perfectamente integrada en los diversos protocolos de fisioterapia, su implementación operativa está evolucionando, progresando y permitiendo una mejor adaptación a las limitaciones de las prácticas. En particular, la estimulación eléctrica inalámbrica EMS simplifica el uso y mejora la autonomía del paciente. I-motion, líder mundial en el sector, ha desarrollado dispositivos de electroestimulación que ofrecen programas que se adaptan a las necesidades específicas de cada paciente, pudiendo movilizar simultáneamente y sin dolor hasta 300 músculos. Nuestros equipos disponen de una tecnología inalámbrica con un alcance de hasta 100 metros que permite tratar a un número ilimitado de pacientes.

Nuestra solución se encuentra desarrollada por ingenieros experimentados especializados en el diseño y fabricación de dispositivos médicos. Fabricada en España, esta tecnología tiene certificados KTC, el certificado CE aprobado por SGS y el certificado de gestión de calidad Invima que garantiza la calidad de los productos y su carácter innovador.

Si desea descubrir las aplicaciones y ventajas de la electroestimulación en el sector de la salud, visite nuestra página: Sector Salud.

Solicita tu demo ahora

Dejar un comentario

Abrir chat
1
Hola, ¿Necesitas ayuda?
Hola!
Elige tu agente.